/media/odi-vestido-gradu.jpg

Mi vestido de graduación fue la peor decisión de mi vida

Si hubieran existido las redes sociales en ese momento, estoy segura que mi vestido se habría hecho viral por lo horrible que era.

Style

Piensa rápido: ¿te arrepientes de algo que hiciste en la adolescencia?. Tal vez algunos se arrepientan de hacerse un tatuaje, detener sexo por primera vez con alguien que no valía la pena o de pintarse el cabello de un color exótico; yo me arrepiento de usar el vestido de graduación más horrible sobre la faz de la tierra.

En cuanto entré a tercero de secundaria, lo único de lo que hablaban mis compañeras era de la graduación, de cómo querían sus vestidos, de cómo se iban a maquillar… aunque yo no estaba emocionada la verdad es que empecé a sentir un poco de presión porque ellas tenían todo muy claro y yo no tenía ni idea de cómo quería que fuera mi vestido, lo único que sabía era que no quería el típico vestido largo, pesado, con lentejuelas o flores.

Me da risa y un poco de vergüenza confesar que, en ese entonces, mis iconos de estilo eran Nicole Richie, Lindsay Lohan y Gwen Stefani. Mis referencias de moda eran Nasty Gal y programas de televisión como The O.C y Laguna Beach, así que obviamente no encontré nada parecido cuando fui a Plaza Satélite a buscar mi vestido de graduación, peor aún si consideramos que a los 15 años aún tenía cuerpo de niña y ningún vestido me quedaba bien.

En fin, mi mamá me dio la opción de buscar a una modista y hacerme un vestido a la medida y a mi gusto, solo tenía que llevarle una referencia. Me puse buscar en el catálogo de Nasty Gal (que en ese entonces no era tan cool como ahora es) y encontré un vestido que me encantó porque –según yo– era algo que Nicole Richie y Lindsay Lohan usarían, además de que me iba a hacer ver más grande y sexy. Así que puse las fotos en un documento de word, las imprimí, se las llevé a la modista y le dije que quería una tela de color lila para resaltar entre todas las niñas que seguro irían de negro, rojo y rosa.

vestido-graduación#small

Si tuviera que definir cómo me veía con mi vestido, diría que como una bailarina exótica, pero plana por aquí y plana por allá. El modelo original tenía unos cut-outs en la cintura y yo le pedí a la modista que mejor los pusiera en la cadera ¿por qué? no sé, lo mismo me pregunto hoy. Crecí acomplejada por no tener boobs así que le pedí que hiciera algo para que se me vieran más, terminó poniéndole copas y varillas a lo largo del torso que me hicieron sentir incómoda y sin aire suficiente para respirar toda la noche.

¿Lo peor? Yo estaba feliz con mi vestido de bailarina exótica y la noche de la graduación me sentía como una estrella en la red carpet de los MTV Video Music Awards (JA! bitch, please).

La sensualidad tiene más que ver con la actitud y con sentirte segura de ti misma.

El golpe de realidad llegó años después cuando maduré y me di cuenta que, al menos para mí, la sensualidad tiene más que ver con la actitud y con sentirte segura de ti misma, no con enseñar toda la piel que puedas.

Hoy veo esa experiencia como un aprendizaje, pero si pudiera volver a ese momento en el que estaba decidiendo cómo sería mi vestido, definitivamente haría algo al respecto y me daría a mi yo adolescente estos consejos:

1. Acepta tu cuerpo como es. No trates de verte más grande, con más boobs, con las pompas de Kylie Jenner. Cuando tratas de aparentar algo que no eres o que no tienes, más incómoda te sentirás.

2. Escucha los consejos de los demás. Si tu mamá, tu hermana, tu mejor amiga o alguien a quien normalmente le tienes confianza te dice algo sobre tu vestido que tal vez a ti no te gusta tanto, tómalo en cuenta, tal vez trate de salvarte de algo de lo que podrías arrepentirte toda tu vida.

3. Conoce tu cuerpo. La magia de la moda está en que, ciertos cortes, colores y texturas pueden ayudarte a destacar tus atributos o a ocultar algo que te hace sentir insegura. ¡Úsalos a tu favor!

4. ¿Compras por internet? Si piensas comprar tu vestido por internet, asegúrate de hacerlo en una tienda de confianza que cuente con cambios y devoluciones. No creo que quieras ser la autora del próximo meme de expectativa vs. realidad.

5. Búscalo con tiempo. Y sobre todo, ¡no te desesperes!

Cualquiera que tenga algo que decir, puede escribirlo en The blank letter. Publicamos artículos escritos por autores con diversas opiniones, que no necesariamente reflejan nuestra forma de pensar. ¿Tienes algo que contarnos? Da click aquí y descubre cómo.

Newsletter

¡Tienes un nuevo mail!

Recibe cada semana en tu mail una selección curada de noticias. Inspírate a construir el estilo de vida de tus sueños y descubre cosas, lugares y proyectos cool. Psst… ¡es gratis!