/media/basicos-supervivencia-vivir-sola.jpg

Básicos de supervivencia para irte a vivir sola por primera vez

Salir de casa de mis papás y tener mi propio hogar fue una meta que me tardé tiempo en lograr, por indecisión y miedos. Cuando por fin me mudé, me di cuenta de que no había previsto muchas cosas.

Style

Vivir sola es mucho más que poner tu música favorita fuerte sin recibir quejas y dormir hasta la hora que quieras. Es una mezcla de emociones, es emocionante pero a la vez aterrador. Desde que estaba en la universidad pensaba en irme a vivir con mis amigas cuando termináramos la escuela, cosa que no sucedió. Tomar la decisión me tomó mucho tiempo, siempre me ponía excusas, en primera no tenía la amiga que se fuera conmigo, casi siempre he sido freelance entonces pensaba que el dinero no me alcanzaría para pagar las cuentas, comprar muebles y todo lo que una casa nueva necesita.

Fue hasta los 30 que salí de casa, empecé a buscar departamento varios meses antes y aunque en una ocasión encontré el espacio perfecto, lo dejé ir por no tener esa persona con quién dividir el gasto. Un buen día lo decidí y me fui a uno de los primeros departamentos que me gustaron, tenía una buena ubicación por estar cerca de las zonas Roma-Condesa, dos habitaciones y dos baños, perfecto para conseguir a mi roomie ideal. También tenía muebles básicos, como una cama y un refrigerador, así que eso para mí era una gran ayuda.

Tomar la decisión me tomó mucho tiempo, siempre me ponía excusas.

La primera noche sola fue muy rara, estaba en un departamento muy vacío y en una cama que no era mía. Sabía que ya no iba a volver a la casa de mi mamá más que de visita. Estuve un mes sola, primero con muebles improvisados, después compré mi recámara y luego llegó el compañero de departamento. Me sentía ansiosa por tener al alguien que me ayudara con los gastos así que, aunque algo me decía que no era lo mejor, lo acepté. Viví un año con él, pero la verdad no fue la mejor compañía, no era nada sociable, solo nos saludábamos, era como vivir con un extraño.

Han pasado tres años, sigo en el mismo departamento y los muebles que ya tenía cuando me lo rentaron siguen aquí pero ya con mi toque personal, decoré con varios cuadros, lámparas, mesas, accesorios y otras cosas. Ahora tengo una nueva roomie, con la que me llevo muy bien y que también ya personalizó su recámara. También tengo una nueva pareja que se mudó conmigo y ahora el dilema es si empezar en un nuevo lugar, pero esa es otra historia que ya les contaré.

Y ahora si, aquí van mis consejos si estás planeando irte a vivir sola:

  1. Planea bien qué es lo que quieres hacer. Tal vez suene como algo muy básico, pero hay veces que ni siquiera tenemos claro este punto. Debes hacerte varias preguntas como: ¿Si quieres vivir sola o acompañada? ¿En qué zona te gustaría vivir? ¿Te queda bien un lugar chico o necesitas más espacio? ¿Por qué te interesa irte? Todas son preguntas válidas antes de tomar una decisión.
  2. Ahorra. Piensa que, para entrar a un departamento, debes dar un depósito y una renta por adelantado, además en algunos lugares te piden pagar una póliza si no tienes aval. Presupuesta todo lo que tienes que comprar, si necesitas una mudanza y algo por gastos imprevistos. También piensa que, si eres freelance como yo, tendrás que tener ahorros por si un mes los ingresos no van tan bien como esperabas.
  3. Busca una zona adecuada a tus actividades. Lo mejor es vivir cerca de tus actividades y tener fácil acceso a tu casa, ya sea en transporte o en auto.
  4. No esperes a que tu amiga del alma se quiera ir a vivir contigo, ya encontrarás a alguien en el camino.
  5. Revisa el contrato y lo que tus caseros esperan de ti y tu comportamiento, es importante que sean compatibles en este punto y que no te vayas a encontrar después cláusulas sorpresa.
  6. Observa bien todos los detalles, a mí me pasó que me ofrecieron seguridad las 24 hrs y no la hay, pero realmente nunca me fije en cómo era el movimiento del edificio. Pide a un amigo o familiar que te acompañe y revisen que todo funcione. Toma en cuenta detalles como si te gusta la luz que entra al lugar, si hay señal, si los servicios de Internet son buenos en la zona, la seguridad de la colonia.
  7. Si vas a querer un roomie, haz varias entrevistas para asegurarte que será una buena compañía para ti. Aquí entra el punto del ahorro, si tienes para varias rentas no te desesperaras al querer encontrar a alguien pronto.
  8. Haz un inventario. Anota todo lo que vas a necesitar, ya que siempre pensamos en la sala, la televisión, el microondas; pero olvidamos las cosas pequeñas como los botes de basura, los instrumentos de limpieza, unas tijeras, algún bowl, tuppers, una linterna, etc.

Como tip final, puedes ahorrar con accesorios de bazares u outlets. Otra opción es recurrir a los muebles y objetos que nuestros amigos y familiares nos donen mientras comenzamos a ahorrar para los propios. Dar este gran paso es más fácil de lo que parece, crecerás como persona y te dará otra perspectiva totalmente diferente ¡Inténtalo!

Cualquiera que tenga algo que decir, puede escribirlo en The blank letter. Publicamos artículos escritos por autores con diversas opiniones, que no necesariamente reflejan nuestra forma de pensar. ¿Tienes algo que contarnos? Da click aquí y descubre cómo.

Newsletter

¡Tienes un nuevo mail!

Recibe cada semana en tu mail una selección curada de noticias. Inspírate a construir el estilo de vida de tus sueños y descubre cosas, lugares y proyectos cool. Psst… ¡es gratis!